Monitor de juegos vs. Monitor normal: ¿Cuál es la diferencia?

Los monitores de juegos y los monitores regulares tienen sus ventajas. Si se ha encontrado en medio de una elección entre ambos para completar su configuración de juego, entonces un buen punto de partida es comprender en qué se diferencian.

Ambos tipos de monitores tienen sus ventajas y desventajas, por lo que elegir entre ambos puede ser difícil. Afortunadamente, este artículo está aquí para arrojar más luz sobre cada uno y brindarle una guía clara sobre cuál le conviene.

Monitor de juegos vs. Monitor normal: ¿Cuál es la diferencia?

La diferencia entre un monitor de juegos y un monitor normal es la frecuencia de actualización. Los monitores regulares generalmente vienen con frecuencias de actualización de alrededor de 30-90 Hz. Sin embargo, los monitores de juegos alcanzan regularmente hasta 144 Hz e incluso 240 Hz, lo que le brinda un juego mucho más fluido mientras juega.

Una buena manera de comprender mejor cuál es mejor para usted es observar sus similitudes y diferencias.

similitudes

Objetivo

Ya sea que elija un monitor de juegos o uno normal, probablemente estará bien. Hace media década, cuando la tecnología para ambos tipos de pantalla aún se estaba desarrollando, había diferencias significativas entre los dos.

Sin embargo, tanto los monitores regulares como los de juegos ahora realizarán bien el trabajo de los demás si se les da la oportunidad. Conseguir uno u otro generalmente se reduce a la necesidad y la preferencia, ya que cada uno tiene características especiales que pueden afectar su decisión.

Uso

Tanto los monitores regulares como los de juegos generalmente se pueden intercambiar. Esto significa que generalmente puede usar un monitor de juegos para cualquier cosa que pueda hacer un monitor normal y viceversa. Dicho esto, hay algunas áreas en las que una eclipsará a la otra.

Resolución

Ambos monitores suelen ofrecer la misma calidad o una calidad comparable a precios similares. Por ejemplo, un monitor de € 300 generalmente tendrá la misma resolución o una similar, independientemente de si es un monitor de juegos o uno normal. Sin embargo, pueden diferir en la frecuencia de actualización y el tamaño.

diferencias

Frecuencia de actualización

Lo más importante para la mayoría de las personas que compran monitores para juegos son sus altas tasas de actualización. La mayoría de los monitores de juegos suelen enviarse con una frecuencia de actualización de al menos 120 Hz.

Una frecuencia de actualización alta le brinda un juego más fluido, hace que el juego se sienta más receptivo y reduce el desenfoque de movimiento. Las altas frecuencias de actualización pueden marcar una diferencia significativa para géneros de juegos como FPS, carreras y lucha, donde la capacidad de respuesta es particularmente importante.

Por otro lado, los monitores normales no suelen tener una frecuencia de actualización tan alta y normalmente limitan entre 30 y 90 Hz. Si bien tener una frecuencia de actualización alta puede marcar una gran diferencia para los juegos, el efecto no es tan pronunciado al mirar televisión o videos. La mayoría de los fabricantes no se centran en la frecuencia de actualización cuando se trata de monitores estándar.

El monitor para juegos Samsung G7 27″ QHD tiene una frecuencia de actualización de 240 Hz, que es la parte superior de la gama para monitores para juegos. Antes de decidir qué velocidad de fotogramas desea, verifique las especificaciones de su tarjeta gráfica y del juego para asegurarse de que su PC sea capaz de jugar a una velocidad de fotogramas tan alta.

Retardo de entrada

El retraso de entrada es la cantidad de tiempo que tarda la acción que realiza en el mouse, el teclado o el controlador en reflejarse en la pantalla. Una frecuencia de actualización baja aumenta este retraso, por lo que un monitor de juegos con una frecuencia de actualización más alta le dará un tiempo de respuesta más bajo y un retraso de entrada reducido.

G-Sync y Free-Sync

Una característica que se encuentra con frecuencia en los monitores de juegos, pero no en los monitores estándar, es G-Sync/Free-Sync. Estas son tecnologías específicas para juegos que permiten que su pantalla «hable» con su tarjeta gráfica y sincronice la frecuencia de actualización de su monitor con la frecuencia de cuadro de su juego.

Permite que la frecuencia de actualización de su monitor se ajuste dinámicamente, de modo que los procesos de actualización de la imagen del monitor nunca se desincronicen con los cuadros de video que salen de su tarjeta gráfica.

Esta tecnología reduce el desgarro de la pantalla y reduce aún más el retraso de entrada. G-Sync es el nombre de la tecnología de NVIDIA, mientras que Free-Sync es la versión AMD de la misma tecnología. Dependiendo del tipo de tarjeta gráfica que tengas, querrás encontrar un monitor con una de estas tecnologías.

Precio

Las frecuencias de actualización y la capacidad de respuesta más altas generalmente vienen con un precio más alto. Debido a esto, un monitor de juegos generalmente costará más que un monitor normal con especificaciones comparables. Esta regla no es completamente rígida, y algunos monitores normales con funciones adicionales como pantallas curvas o resoluciones más altas a veces pueden ser más caros.

Tamaño

Generalmente, los monitores para juegos son más pequeños que sus contrapartes que no son para juegos. Hay un par de razones para esto.

Mientras juegas, tienes que tomar mucha información de la pantalla lo más rápido posible, y tener que mirar cada esquina de una pantalla más grande mientras juegas es ineficiente. Por lo tanto, los jugadores suelen optar por monitores más pequeños en comparación con el comprador medio.

Además, los jugadores suelen sentarse muy cerca de su monitor mientras juegan. Si bien una pantalla normal es buena para ver películas y televisión a distancia, el tamaño adicional es contraproducente para los jugadores que juegan sentados en un escritorio.

¿Puedes usar un monitor de juegos para el trabajo?

Puede usar un monitor de juegos para trabajar de la misma manera que lo haría con un monitor normal. Sin embargo, los monitores de juegos a veces pueden tener algunas limitaciones que pueden hacerlos inadecuados para algunos trabajos. Por ejemplo, suelen tener menos precisión de color que otros monitores.

Los monitores de juegos funcionarán bien en la mayoría de los casos. Su principal inconveniente para el trabajo surge cuando los necesita para cosas donde la precisión del color es importante. Cosas como la edición de videos y fotos, el dibujo, etc., generalmente se realizan mejor en monitores especializados de 4k con precisión de color.

¿Puedes usar un monitor de juegos para la escuela?

Puedes usar un monitor de juegos para la escuela. A menos que esté tomando una clase sobre algo intensivo en gráficos, como la reproducción de videos o la edición de fotografías, un monitor para juegos funcionará tan bien como un monitor normal.

Los monitores de juegos son versátiles, por lo que son excelentes para los estudiantes. La única excepción a esto sería si está utilizando el monitor para diseño gráfico o trabajo similar. En ese caso, desea optar por un monitor con alta precisión de color para que su monitor muestre con precisión los colores de su software de edición.

¿Valen la pena los monitores de juegos?

Los monitores de juegos valen la pena si eres un jugador. La alta frecuencia de actualización, los tiempos de respuesta y el retraso de entrada pueden llevar su experiencia de juego al siguiente nivel. Si juegas de manera competitiva, son especialmente buenos, ya que los pocos milisegundos que ganas a veces pueden marcar la diferencia en un partido apretado.

Dicho esto, es importante entender que si bien los monitores gaming valen la pena, no son obligatorios para pasar un buen rato jugando. La mayoría de los monitores regulares harán el mismo trabajo bien, por un precio más bajo.

Sin embargo, si tiene la mente puesta en un monitor de juegos, es importante adaptar sus necesidades a las especificaciones de un buen monitor. Aquí hay tres áreas clave de las que querrá tomar nota:

  • Frecuencia de actualización (factor más importante para reducir el retraso de entrada)
  • Calidad de pantalla
  • Tamaño de pantalla

Pensamientos finales

Los monitores de juego son una pieza de equipo de juego que está a la altura de las expectativas. La mayor frecuencia de actualización y la reducción del retraso de entrada suelen ser suficientes para llevar su experiencia de juego al siguiente nivel, especialmente para juegos de acción y títulos FPS.

Sin embargo, si bien brindan bastantes ventajas, puede arreglárselas bien con un monitor normal si no puede pagar un monitor de juegos. Los monitores regulares suelen ser más baratos, por lo que si el costo de actualizar a un monitor de juegos de mayor calidad es demasiado, no sienta que tiene que tener uno.